testosterona

Estos 10 hechos de la Testosterona te van a sorprender

Testosterona

1 – Los primitivos comienzos de la terapia de la testosterona

En 1869, un fisiólogo francés llamado Charles Edouard Brown-Séquard teorizó que inyectar el esperma de un joven animal sano en las venas de un anciano produciría vitalidad.

Veinte años más tarde, a la edad de 72 años aproximadamente, el viejo loco lo probó en sí mismo.

Brown-Sequard reveló a un público sorprendido en la Sociedad de Biología de París que había invertido su declive físico inyectándose a sí mismo el extracto líquido derivado de los testículos de un perro y un conejillo de indias.

Insistió en que las inyecciones habían aumentado su fuerza, mejorado su agudeza mental e incluso alargado el arco de su chorro de orina en un 25 por ciento, lo que presumiblemente le permitió expulsar las cucarachas de la pared del retrete.

El procedimiento se difundió en Francia y pronto se extendió a los Estados Unidos, donde William Hammond, un ex cirujano general, informó de que el preparado reducía el dolor, mejoraba la función cardíaca y restauraba la potencia.

Entretanto, Brown-Séquard siguió “refinando” sus fórmulas:

“Cortar los testículos de toro en cuatro o cinco rodajas, mezclar con un litro de glicerina, almacenar durante veinticuatro horas girando frecuentemente, lavar en agua hirviendo, pasar el líquido a través de un filtro de papel, y luego esterilizar a 104 grados”.

Ahora sabemos que las formulaciones de Brown-Séquard se basaban en gran medida en el efecto placebo.

A pesar de ello, inspiró la investigación de laboratorio y las aplicaciones clínicas que llevaron al descubrimiento de la testosterona.

2 – Trasplantes de testículos

En 1913, un profesor de cirugía de la Universidad de Chicago realizó el primer trasplante de testículo a un hombre de 33 años, dos veces maldecido, que había perdido un testículo por un accidente y el otro por una chapuza de cirugía de hernia.

Cuatro días después de la operación, el paciente insistió en dejar el hospital para poder “satisfacer su deseo”.

Unos años más tarde, L.L. Stanley, el cirujano jefe de la prisión de San Quintín en California, comenzó a “injertar testículos humanos de prisioneros recientemente ejecutados a receptores seniles”.

Poco después, cambió a usar testículos de animales.

Stanley terminó haciendo 21 trasplantes con testículos humanos y más de 300 con testículos animales.

Los presos de San Quintín hacían literalmente cola para recibir el procedimiento y los receptores informaron “una sensación de flotabilidad, una alegría de vivir…”

Alrededor de la misma época, un médico francés, inspirado por el trabajo de Stanley, comenzó a trasplantar testículos de mono a pacientes que se quejaban de la pérdida del deseo sexual.

Declaró que el procedimiento promovía la destreza física y mental y abogó por que se realizara en niños para crear una “nueva superraza de hombres geniales”.

Aunque eso, por supuesto, nunca ocurrió, los informes que aparecieron mucho más tarde, en 1949, mostraron que los médicos de la época daban formas orales e inyectables de testosterona a los bebés prematuros, tanto hombres como mujeres.

Un año más tarde, un estudio reveló que la metil-testosterona hacía que los bebés crecieran más rápido y sin efectos adversos aparentes.

Probablemente como resultado del estudio mencionado, los médicos comenzaron a administrar testosterona a los niños anoréxicos y de peso inferior al normal como “estimulante general del crecimiento”.

Esto ocurrió hasta 1961, pero por suerte, la práctica no duró mucho más tiempo ya que los científicos se dieron cuenta de los efectos secundarios del uso relativamente indiscriminado de la testosterona en los preadolescentes.

Testosterona

3 – Pastillas de gónadas

La locura por la testosterona de principios del siglo XX llevó al desarrollo de varias formulaciones de dudosa eficacia de venta libre.

Entre las más populares prescritas por los médicos de la época estaba la “Pastilla de Gónadas de Henry Harrower”.

Contenía 0,25 gramos de glándula suprarrenal; 0,50 gramos de glándula tiroidea; 1 gramo de glándula pituitaria, y 1,5 gramos de extractos de glándula prostática y células de Leydig.

La etiqueta decía que lo tomara de 3 a 8 veces al día.

También eran populares los “Ovacoides” y “Testacoides”, junto con la “Solución Orquídea Concentrada” que contenía tejido de la “pequeña y dura glándula testicular de los jóvenes sanos, cabra viva, carnero o mono”, disuelto en alcohol y agua.

4 – El descubrimiento de la testosterona

En 1929, los investigadores descubrieron que la orina masculina contenía la misteriosa hormona masculina que habían estado buscando.

Dos años después, un profesor de la Universidad de Gottinggen llamado Adolf Butenandt, en conjunto con la compañía farmacéutica Schering, aisló diminutas cantidades de la sustancia y la llamó androsterona.

Luego, en 1934, otro investigador purificó la hormona del colesterol y él y Butenandt fueron nombrados más tarde co-ganadores del Premio Nobel de Química de 1938 por su trabajo.

Entre estos eventos, en 1935, un profesor llamado Ernst Laquer, con sus colegas y la compañía farmacéutica holandesa, Organon, purificó la hormona aún más de los testículos de toro y la llamó – sonido de cola del coro celestial – ¡testosterona!

Testosterona

5 – “Economía espermática”

Antes del aislamiento de la testosterona, se pensaba que las características sexuales secundarias masculinas, como la masa muscular y el crecimiento genital, estaban asociadas con la producción de fluido seminal y esperma.

En otras palabras, “perder” demasiado esperma afectaba su robustez.

Esto llevó a la predecible pero horriblemente triste noción de que el esperma no debe ser desperdiciado – que los hombres deben practicar la economía espermática.

La profesión médica advertía a los hombres que no tuvieran relaciones sexuales excesivas ni se masturbaran, para no privar al cuerpo de esta sustancia vital que se creía que existía en cantidades limitadas.

Su tanque supuestamente sólo tenía una cantidad limitada de gasolina, y sería mejor que no anduviera por la autopista sexual quemando ese precioso fluido corporal y, junto con él, su masculinidad.

Como tal, se asumía que los hombres delgados y no robustos eran masturbadores crónicos que habían dejado la mejor parte de ellos en sus sábanas o en los calzones de la lavandería de su hermana.

6 – Testosterona y Estrógeno: Tan parecidos y a la vez tan diferentes

Testosterona y estrógeno, a kilómetros de distancia, el yin y el yang del comportamiento y desarrollo humano, ¿verdad? Bueno, pueden tener diferentes efectos, pero seguro que no se ven muy diferentes.

Echa un vistazo al gráfico de abajo. La testosterona está en la parte superior y el estrógeno en la inferior.

Las moléculas son tan similares que podrían fusionarse en una figura tridimensional.

Las moléculas son bastante idénticas excepto por un pene extra solitario, definitivamente apropiado, de un átomo de carbono que se erige en línea recta, ilustrado en rojo abajo.

Testosterona

El escritor científico James McBride Dabbs describió la similitud entre las dos moléculas como una metáfora de la similitud entre hombres y mujeres:

“Los hombres y las mujeres son similares en muchas formas – en sus cuerpos, sus mentes, sus esperanzas y temores. Debemos recordar esta similitud subyacente cuando pensemos en las formas en que difieren.”

7 – ¿Baby Boys cachondos?

Tan inocente el bebé!

Nos gusta pensar que sí, pero durante los primeros 4-6 meses de la vida de un bebé varón, sus niveles de testosterona están casi en los niveles de la pubertad.

Aunque no estamos seguros de por qué ocurre esto, algunos científicos piensan que los altos niveles tienen algo que ver con la “masculinización del cerebro”, que sienta las bases para el comportamiento masculino “típico” y el género masculino.

¿El bebé está llorando porque tiene hambre? Tal vez, tal vez no. Podría ser que sólo quiera jugar con el pecho de mamá.

Vale, probablemente no.

De todas formas, probablemente sea bueno que los niveles de testosterona bajen a los niveles normales de la infancia después de estos primeros meses hormonalmente tumultuosos.

8 – Los atletas y la testosterona baja

Parece contrario a la intuición, pero los atletas masculinos suelen tener niveles de testosterona más bajos que los del sofá.

Estudios comparativos han demostrado una y otra vez que las concentraciones de T libre y total en atletas entrenados crónicamente (corredores, levantadores de pesas, remeros, ciclistas y nadadores) son sorprendentemente bajas.

De hecho, los niveles de testosterona de los sujetos entrenados eran sólo del 60-85% de los hombres no entrenados.

Mientras que los niveles de FSH y LH de los hombres entrenados no difirieron de los de los hombres no entrenados, los niveles de T se vieron significativamente afectados.

Algunos investigadores atribuyen la discrepancia a alteraciones en el metabolismo hepático y extrahepático (músculos, piel) de la testosterona, que no pueden ser compensadas por las gónadas de los atletas.

Y, mientras que el ejercicio de cualquier tipo por tan sólo 5-30 minutos resulta en un aumento significativo de la T, los niveles disminuyen por debajo de la línea de base 15-60 minutos después.

Lo que es más, esta reducción por debajo de la línea de base puede durar hasta tres días, ¡dependiendo de la duración e intensidad del ejercicio!

9 – Los niveles de testosterona y los ratios de sexo de los niños

Un estudiante de la Universidad Estatal de Georgia llamado Jonathan Bassett había leído en la literatura científica que las mujeres con niveles de testosterona más altos daban a luz a más niños que niñas.

Si bien esto no tiene mucho sentido de por sí, los altos niveles de testosterona en las mujeres fértiles podrían afectar la viabilidad de los cigotos masculinos y femeninos después de la concepción.

En cualquier caso, Bassett decidió hacer un estudio de las mujeres abogadas y reinas de belleza.

Sabía que los abogados litigantes, femeninos o masculinos, eran típicamente individuos con altos niveles de testosterona, mientras que las reinas de belleza, como parangones de la feminidad tradicional, eran generalmente bajas en testosterona.

Teorizó que las proporciones de sexo de los niños de estos grupos hormonalmente dispares podrían diferir significativamente entre sí.

Tenía razón. El 58 por ciento de los hijos de las abogadas litigantes eran varones, mientras que las ex Miss América tenían el doble de hijas que de hijos.

¿Quieres que algunos hijos te ayuden con el trabajo de la granja? Cásate con la chica de la granja de al lado que se parece a LeBron James.

Testosterona longitud dedos

10 – La testosterona, la longitud de los dedos y la isla de Lesbos

Mira tus manos. Levántalas delante de ti como si intentaras pescar una trucha que algún pescadero te acaba de tirar.

¿Es tu dedo anular (el cuarto dedo, contando el pulgar) más largo que el índice (el segundo dedo)?

Si lo es, y eres macho, bien por ti.

En el primer trimestre del embarazo, cuando estabas firmemente atrincherada en el vientre de tu madre, las hormonas empezaron a subir las mangas para ayudar a construir tu cuerpo, incluyendo los huesos.

Es esta exposición temprana a la T la que parece marcar la diferencia entre la longitud de esos dos dedos. Los biólogos llaman a esto la relación 2D:4D.

El investigador John Manning, de la Universidad de Liverpool, incluso ha hecho estudios que indican que atletas excepcionales y genios de las matemáticas tienen dedos anulares extra largos, lo que tal vez sugiere que podrían haber recibido dosis extra de T cuando estaban en el útero.

Igual de sorprendente y absolutamente convincente sobre toda esta discusión 2D:4D es el hecho de que las mujeres generalmente tienen dedos de longitud similar, con la notable excepción de las lesbianas.

Tienden a tener proporciones similares a las de los hombres.

No mires las manos de tu novia, descubre que tiene una llamativa relación 2D:4D y automáticamente comienza a buscar en el historial de su navegador pornografía de chica con chica, porque ciertamente no es infalible.

Lo que los investigadores han encontrado, sin embargo, es que cuando miran a cientos de mujeres heterosexuales y cientos de lesbianas, muchas más lesbianas tienen dedos anulares más largos que sus dedos índices.

De alguna manera, estas mujeres, al igual que los hombres con dedos dinámicos similares, podrían haber recibido una dosis extra de testosterona durante su primer trimestre en el útero.

Como resultado (y esto es sólo una teoría), sus preferencias sexuales se inclinaron fuertemente hacia otras mujeres.

Referencias

  • Dabbs, James McBride, Héroes, pícaros y amantes, McGraw-Hill, 2000.
  • Griffin, James, y Ojeda, Sergio, Textbook of Endocrine Physiology, Oxford Press. 1996.
  • Hoberman, John, Testosterone Dreams: Rejuvenecimiento, Afrodisia, Dopaje. University of California Press, 2005.
  • Nieschlag, E., et al, Testosterone: Action, Deficiency, Substitution. Springer, 1998.
  •   Rothman, Sheila y David J, The Pursuit of Perfection, Pantheon Books, 2003.

TE PODRÍA GUSTAR A TI TAMBIEN

ciclo de Masteron
Artículos

Ciclo de Masteron: 5 efectos secundarios

Tabla de contenidos1 Resumen del compuesto1.1 Clase de compuesto1.2 Mecanismo de acción1.3 Nombres comunes1.4 Utilizado para1.5 Efectos secundarios y peligros1.6 Estructura química2 Aviso legal:3 ¿Qué

Lee mas
t-bol
Artículos

T-bol: Todo lo que necesitas saber sobre sus ciclos

Tabla de contenidos1 Resumen del compuesto1.1 Clase de compuesto1.2 Mecanismo de acción1.3 Nombres más conocidos1.4 Utilizado para1.5 Efectos secundarios y peligros1.6 Estructura química2 ¿Qué es

Lee mas

Deja una respuesta