¿Para qué sirve el IGF-1 (Increlex)?

El factor de crecimiento similar a la insulina-1 (IGF-1) es una sustancia que se fabrica mediante la tecnología del ADN recombinante. El IGF-1 es el principal mediador de los efectos promotores del crecimiento de la hormona de crecimiento humano. Como tal, la sustancia también puede estimular el crecimiento de los huesos, músculos y órganos internos. Sus efectos en el músculo esquelético son también altamente hiperplásicos, lo que significa que causa un aumento en el número de células. Sin embargo, a diferencia de la hormona de crecimiento humano, esta sustancia tiene efectos muy fuertes similares a los de la insulina. Puede apoyar el crecimiento aumentando la absorción de aminoácidos, glucosa y ácidos grasos, pero reduce los niveles de azúcar en la sangre tan eficientemente que puede inducir una hipoglucemia severa si se toma una dosis muy alta. El aumento de la absorción de los ácidos grasos también puede significar que la droga puede aumentar la cantidad de grasa corporal almacenada por los usuarios. La FDA de los Estados Unidos aprobó el uso médico del IGF-1 en 2005. Se vende bajo el nombre de marca de Increlex fabricado por la compañía farmacéutica Tercica Inc. Tercica licencia esta tecnología de Genentech, que fue la primera compañía en vender la hormona de crecimiento humano sintética en los Estados Unidos.

El efecto de la hiperplasia muscular que la IGF1 puede ayudar a promover es la razón principal por la que se ha hecho tan popular entre los culturistas. Se cree que el IGF1 puede producir un crecimiento localizado en los músculos a los que se administra el IGF1 después del entrenamiento. Sin embargo, este efecto de la hormona sigue siendo más teórico en la naturaleza debido a la falta de investigación disponible sobre el tema utilizando sujetos humanos. A pesar de esto, muchos usuarios todavía afirman que han visto los resultados del IGF1 cuando lo usan para este propósito explícito y permanece dentro del ámbito de las posibilidades. Sin embargo, el hecho de que la ciencia no pueda descartar el resultado como inverosímil tampoco significa que sea un hecho. Entre los otros efectos anabólicos que el IGF1 puede producir en el cuerpo están cosas como el aumento de la síntesis de proteínas, el aumento de la retención de nitrógeno, así como la inducción del crecimiento de más fibras musculares. Cuando se dispone de una cantidad adecuada de aminoácidos (proteína), todas estas acciones dentro del cuerpo pueden ser completadas. Se ha demostrado que el IGF1 puede ayudar a mejorar la producción de colágeno así como la reproducción de cartílago en las articulaciones. También se ha demostrado que la hormona tiene la capacidad de actuar como neuroprotectora y promotora, principalmente porque los receptores de IGF1 se encuentran en el tejido del cerebro. Se ha demostrado que existe la posibilidad de que cuando se complementa con IGF1 se pueda producir una disminución en el progreso de algunas enfermedades cerebrales, así como la ralentización del deterioro de la función cerebral en algunos sujetos de edad avanzada. Sin embargo, no se han demostrado hallazgos similares ni ninguna evidencia de mejora de la función o capacidad cerebral en individuos jóvenes y sanos. Obviamente, al ayudar a promover estos mecanismos anabólicos para el crecimiento, el IGF1 también actúa como un anticatabólico. Esto sería beneficioso para aquellos usuarios con déficit calórico o en otras circunstancias que los pongan en riesgo de perder masa muscular. El IGF1 también tiene la capacidad de afectar positivamente la lipólisis en los usuarios si se cumplen otras condiciones necesarias, a saber, una dieta adecuada y protocolos de entrenamiento. Cuando se combina con la capacidad de preservar la masa muscular, el IGF1 parece ser una opción atractiva para quienes intentan disminuir su grasa corporal y al mismo tiempo mantener la mayor cantidad posible de su masa muscular. El IGF1 está compuesto por setenta aminoácidos, el mismo número que la insulina. Como ya se ha dicho, es secretada principalmente por el hígado. El estímulo responsable de esta secreción es la presencia de la hormona del crecimiento. De hecho, el IGF1 es principalmente la conexión causal entre la hormona de crecimiento y sus capacidades anabólicas y anticatabólicas. Esto no quiere decir que los efectos causados por la hormona de crecimiento puedan ser producidos con sólo el IGF1, sino más bien que los dos compuestos están muy relacionados entre sí y ambos son necesarios para el crecimiento óptimo de los tejidos.

En cuanto a la dosificación de IGF-1, los usuarios han informado que han visto buenos resultados al administrar dosis que van de 100 a 160 mcg por día. Esta dosis total se dividiría en varias inyecciones, la mayoría de las cuales probablemente se administrarían después del entrenamiento.

TE PODRÍA GUSTAR A TI TAMBIEN

Deja una respuesta