Foto de portada

La historia de la testosterona sintética: lo que no te han contado

charles

La testosterona está prohibida desde hace mucho tiempo en los deportes como droga para mejorar el rendimiento. Este uso puede ser pronto aceptado en la medicina junto con otras terapias hormonales legítimas (por John M. Hoberman y Charles E. Yesalis).

El 1 de junio de 1889, Charles Edouard Brown-Sequard, un prominente fisiólogo francés, anunció en la Sociedad de Biología de París que había ideado una terapia rejuvenecedora para el cuerpo y la mente. El profesor, de 72 años de edad, informó que había invertido drásticamente su propio declive inyectándose un extracto líquido derivado de los testículos de perros y cobayas. Estas inyecciones, dijo a su audiencia, habían aumentado su fuerza física y su energía intelectual, aliviando su estreñimiento e incluso alargando el arco de su orina.

Casi todos los expertos, incluidos algunos de los contemporáneos de Brown-Sequard, han coincidido en que estos efectos positivos fueron inducidos por el poder de la sugestión, a pesar de las afirmaciones de Brown-Sequard en sentido contrario. Sin embargo, estaba en lo cierto al proponer que las funciones de los testículos podrían ser mejoradas o restauradas reemplazando las sustancias que producen. Así pues, su logro consistió en hacer de la idea de la “secreción interna”, propuesta inicialmente por otro conocido fisiólogo francés, Claude Bernard, en 1855, la base de una técnica organoterapéutica de “sustitución”. La idea de Brown-Sequard de que las secreciones internas podían actuar como reguladores fisiológicos (denominadas hormonas en 1905) lo convierte en uno de los fundadores de la endocrinología moderna. Así comenzó una era de tratamientos hormonales cada vez más sofisticados que condujeron a la síntesis en 1935 de la testosterona, la principal hormona masculina producida por los testículos.

Desde entonces, la testosterona y sus derivados primarios, los esteroides anabolizantes androgénicos, han llevado una curiosa doble vida. Desde la década de 1940, innumerables atletas de élite y culturistas han tomado estos fármacos para aumentar la masa muscular e intensificar los regímenes de entrenamiento. Durante los últimos 25 años, esta práctica ha sido oficialmente proscrita pero mantenida por un mercado negro internacional de 1.000 millones de dólares. Es menos conocido que los productos de testosterona hayan cumplido muchas funciones terapéuticas en la medicina clínica legítima durante un período aún más largo. Hace 50 años, de hecho, parecía que la testosterona podría convertirse en una terapia común para los hombres que envejecen, pero por varias razones no obtuvo este estatus de mercado masivo “legítimo”. Tal vez lo más importante es que a los médicos les preocupaba que estos medicamentos a menudo causaran efectos secundarios virilizantes cuando se administraban a las mujeres, incluyendo una voz más ronca e hirsutismo.

Sin embargo, hoy en día existen pruebas convincentes de que estas esferas de uso “legítimo” e “ilegítimo” de la testosterona se están fusionando. Se están realizando nuevas investigaciones sobre los riesgos y el valor médico de los esteroides anabolizantes androgénicos. De hecho, los científicos están investigando ahora la gravedad de los efectos secundarios temporales a corto plazo de los que se ha informado, como el aumento de la agresión, el deterioro de la función hepática y los problemas reproductivos. Y algunos médicos están administrando actualmente tratamientos de testosterona a un número cada vez mayor de hombres de edad avanzada para mejorar su fuerza física, su libido y su sensación de bienestar. Nuestro propósito aquí es describir la historia ampliamente olvidada de la terapia hormonal masculina que ha culminado en la perspectiva de tratamientos de testosterona para millones de personas.

Organoterapia

Brown-Sequard proporcionó muestras de su líquido testicular gratuitamente a los médicos dispuestos a examinarlas. La oferta generó una ola de experimentos internacionales destinados a curar una gama muy amplia de trastornos, como la tuberculosis, el cáncer, la diabetes, la parálisis, la gangrena, la anemia, la arteriosclerosis, la gripe, la enfermedad de Addison, la histeria y la migraña. Esta nueva ciencia de los extractos de animales tenía sus raíces en una creencia primitiva que llegó a conocerse como similia similibus, o el tratamiento de un órgano con sí mismo. Durante muchos siglos desde la antigüedad, los médicos habían prescrito la ingestión de tejido cardíaco humano o animal para producir coraje, materia cerebral para curar la idiotez y una serie poco apetecible de otras partes del cuerpo y secreciones – incluyendo bilis, sangre, huesos, heces, plumas, cuernos, intestino, placenta y dientes – para aliviar diversas dolencias.

Los órganos sexuales y sus secreciones ocupaban un lugar prominente en esta extraña galería terapéutica. Los antiguos egipcios otorgaban poderes medicinales a los testículos, y el erudito romano Plinio el Viejo informa que el pene empapado en aceite de un burro o el pene cubierto de miel de una hiena servía como fetiche sexual. El “Ayurveda de Susruta” (alrededor del 1000 A.C.) recomendaba la ingestión de tejido testicular como tratamiento para la impotencia. Johannes Mesue el Viejo (777-857 d.C.) prescribió una especie de extracto testicular como afrodisíaco. La “Pharmacopoea Wirtenbergica”, un compendio de remedios publicado en 1754 en Alemania, menciona los testículos de los caballos y los falos de los animales marinos. Estos exóticos terapéuticos son significativos porque dramatizan la imposibilidad, tanto para los antiguos como para los modernos, de separar el mito sexual de la biología sexual.

Dos de los investigadores inspirados por el trabajo de Brown-Sequard fueron el fisiólogo austriaco Oskar Zoth y su compatriota Fritz Pregl, un médico que finalmente se dedicó a la química analítica y recibió el Premio Nobel en 1923. Cuando la fisiología deportiva estaba en sus inicios, estos hombres investigaron si los extractos testiculares podían aumentar la fuerza muscular y posiblemente mejorar el rendimiento atlético. Se inyectaron un extracto líquido de testículos de toro y luego midieron la fuerza de sus dedos medios. Un ergógrafo Mosso registró la “curva de fatiga” de cada serie de ejercicios.

El trabajo de Zoth de 1896 concluía que el extracto “orquiático” había mejorado tanto la fuerza muscular como el estado del “aparato neuromuscular”. La mayoría de los científicos ahora dirían que se trataba de efectos placebo, una posibilidad que estos experimentadores consideraron y rechazaron. Sin embargo, la frase final de este documento – “El entrenamiento de los atletas ofrece una oportunidad para seguir investigando en esta área y para una evaluación práctica de nuestros resultados experimentales” – puede reivindicar un cierto significado histórico como la primera propuesta para inyectar a los atletas una sustancia hormonal.

La creciente popularidad de los extractos masculinos impulsó a otros científicos a buscar su ingrediente activo. En 1891 el químico ruso Alexander von Poehl señaló los cristales de fosfato de esperma, observados por primera vez en el semen humano por el microscopista Anton van Leeuwenhoek en 1677 y nuevamente por científicos europeos en los decenios de 1860 y 1870. Poehl afirmó correctamente que la espermina dorsal se encuentra en los tejidos masculinos y femeninos, y concluyó que aumentaba la alcalinidad en el torrente sanguíneo, elevando así la capacidad de la sangre para transportar oxígeno.

Esta fue una observación interesante en la medida en que la hemoglobina recoge oxígeno en un ambiente ligeramente alcalino y lo libera cuando el pH es ligeramente ácido. Pero estaba equivocado en que ningún químico media la unión del oxígeno a la hemoglobina. Aun así, Poehl creía que había mejorado el trabajo de Brown-Sequard, ya que, si el esperma aceleraba el transporte de oxígeno, entonces podía reclamar el estatus de sustancia “dinamógena”, con un potencial ilimitado para mejorar la vitalidad del organismo humano. Resultó que la función de la esperma permaneció desconocida hasta 1992, cuando Ahsan U. Khan, de la Facultad de Medicina de Harvard, y sus colegas propusieron que ayudara a proteger el ADN contra los efectos nocivos del oxígeno molecular.

Trasplantes de testículos

Entre el florecimiento de la teoría del esperma antes de la Primera Guerra Mundial y la síntesis de la testosterona dos décadas más tarde, otra terapia de glándulas sexuales debutó en la literatura médica e hizo ricos a unos pocos practicantes. El trasplante de material testicular animal y humano en pacientes que sufren de glándulas sexuales dañadas o disfuncionales parece haber comenzado en 1912, cuando dos médicos de Filadelfia trasplantaron un testículo humano a un paciente con “aparente éxito técnico”, como informó un experimentador posterior.

Un año más tarde, Victor D. Lespinasse, de Chicago, extrajo un testículo de un donante anestesiado, formó tres cortes transversales y los insertó en un paciente sexualmente disfuncional que había perdido ambos testículos. Cuatro días después “el paciente tuvo una fuerte erección acompañada de un marcado deseo sexual”. Insistió en salir del hospital para satisfacer este deseo”. Dos años después la capacidad sexual del paciente seguía intacta, y Lespinasse describió la operación como una intervención clínica “absolutamente perfecta”.

El más intrépido de estos cirujanos era Leo L. Stanley, médico residente de la prisión de San Quintín en California. Stanley presidía una población grande y estable de donantes y receptores de testículos. En 1918 comenzó a transplantar testículos extraídos de prisioneros recientemente ejecutados a reclusos de varias edades, algunos de los cuales informaron de la recuperación de la potencia sexual.

En 1920 “la escasez de material humano”, escribió Stanley, le impulsó a sustituir los testículos de carnero, cabra, ciervo y jabalí, que parecían funcionar igualmente bien. Realizó cientos de operaciones, y el testimonio favorable de boca en boca hizo que muchos pacientes buscaran tratamiento para una serie de trastornos: senilidad, asma, epilepsia, diabetes, impotencia, tuberculosis, paranoia, gangrena y más. Al no encontrar efectos adversos, concluyó que “la sustancia testicular de origen animal que se inyecta en el cuerpo humano ejerce efectos decididos”, entre ellos “el alivio del dolor de origen oscuro y la promoción del bienestar corporal”.

La primera organoterapia de este tipo existía en el límite que separaba la medicina legítima de la charlatanería. El trabajo de Stanley, por ejemplo, era lo suficientemente respetable como para aparecer en la revista “Endocrinología”. Al igual que Brown-Sequard, se quejaba de los “charlatanes de la virilidad perdida” y de los “bucaneros médicos” que navegaban en “este mal cartografiado mar de investigaciones” en un estado medio ciego y que a veces perseguían más el beneficio financiero que el progreso médico. Sin embargo, el propio Stanley realizó operaciones sin dudarlo y fue persuadido por muchas pruebas ambiguas. Y los controvertidos trasplantes de “glándulas de mono” realizados por Serge Voronoff durante los años 20 le reportaron a este cirujano ruso-francés una considerable fortuna.

En una apreciativa monografía retrospectiva, el historiador médico David Hamilton defiende la sinceridad de Voronoff en una época en que la endocrinología era un campo nuevo y los comités de ética médica eran escasos. Aunque las revistas médicas hacían regularmente advertencias contra el “alarmismo de maravillas”, la “dosificación aleatoria y pluriglandular” y las “extravagantes excursiones terapéuticas”, también expresaban un cauto optimismo. Dados los limitados conocimientos y las tentaciones terapéuticas de esta época, estos tratamientos se describen mejor como medicina de vanguardia que como fraude.

El aislamiento de la testosterona

Antes de que Stanley y sus colegas cirujanos comenzaran a realizar operaciones de transplante, otros científicos habían comenzado a buscar una sustancia específica que tuviera propiedades androgénicas. En 1911 A. Pezard descubrió que el peine de un capón macho crecía en proporción directa a la cantidad de extractos testiculares animales que inyectaba en el pájaro. Durante las dos décadas siguientes, los investigadores utilizaron esta y otras pruebas animales similares para determinar los efectos androgénicos de diversas sustancias aisladas de grandes cantidades de testículos de animales o de orina humana. Su búsqueda entró en su etapa final en 1931, cuando Adolf Butenandt logró obtener 15 miligramos de androsterona, una hormona masculina no testicular, a partir de 15.000 litros de orina de policía. En los años siguientes, varios trabajadores confirmaron que los testículos contenían un factor androgénico más potente que la orina: la testosterona.

adds

Tres equipos de investigación, subvencionados por empresas farmacéuticas competidoras, se apresuraron a aislar la hormona y publicar sus resultados. El 27 de mayo de 1935, Karoly Gyula David y Ernst Laqueur y sus colegas, financiados por la empresa Organon de Oss (Países Bajos) (donde Laqueur había sido durante mucho tiempo el asesor científico), presentaron un documento ya clásico titulado “Sobre la hormona masculina cristalina de los testículos (testosterona)”. El 24 de agosto una revista alemana recibió de Butenandt y G. Hanisch, con el apoyo de la Corporación Schering de Berlín, un artículo que describía “un método para preparar testosterona a partir del colesterol”. Y el 31 de agosto los editores de “Helvetica Chimica Acta” recibieron “Sobre la preparación artificial de la hormona testicular testosterona (Androsten-3-one-17-ol)” de Leopold Ruzicka y A. Wettstein, anunciando una solicitud de patente a nombre de Ciba. Butenandt y Ruzicka compartieron finalmente el Premio Nobel de Química de 1939 por este descubrimiento.

La lucha por el mercado de la testosterona sintética había comenzado. En 1937 ya se estaban realizando ensayos clínicos en humanos, empleando inyecciones de propionato de testosterona, un derivado de la testosterona de liberación lenta, así como dosis orales de metil-testosterona, que se descompone en el cuerpo más lentamente que la testosterona. Estos experimentos fueron inicialmente tan aleatorios y no regulados como los métodos más primitivos de extractos o transplantes testiculares. Sin embargo, en su fase inicial, la terapia con testosterona sintética se reservaba principalmente para tratar a los hombres con hipogonadismo, permitiéndoles desarrollar plenamente o mantener las características sexuales secundarias, y para los que sufrían un “climaterio masculino” mal definido que incluía la impotencia.

La testosterona, las mujeres y los deportes

Los primeros productos de testosterona sintética también se aplicaron a diversas dolencias femeninas, como la menorragia, las afecciones dolorosas de los senos, la dismenorrea y los cánceres de mama provocados por el estrógeno, aduciendo que la testosterona neutralizaba el estrógeno. Durante aproximadamente un siglo, los médicos han reconocido que la alteración del equilibrio hormonal en ciertas mujeres puede hacer que sus tumores de mama metastásicos retrocedan.

Hoy en día se acepta que alrededor de un tercio de todas las mujeres con cáncer de mama tienen tumores “hormonodependientes”; la terapia androgénica sirve como tratamiento de segunda o tercera opción para las mujeres posmenopáusicas con cánceres de mama avanzados. En cambio, los tratamientos androgénicos del decenio de 1940 se administraron a mujeres de diversas edades en una época en que el mecanismo de su efecto antitumoral era aún menos conocido que en la actualidad. Sin embargo, una observación clínicamente válida de ese período fue que los andrógenos podían aliviar el dolor, aumentar el apetito y el peso y promover una sensación de bienestar incluso si no lograban detener el crecimiento del tumor.

Una consecuencia del tratamiento de las mujeres con testosterona fue el descubrimiento de que los andrógenos podían renovar o intensificar la libido femenina en la mayoría de las pacientes. Un investigador informó en 1939 que la aplicación diaria de un ungüento de testosterona había agrandado el clítoris de una mujer casada que entonces podía alcanzar el orgasmo. Más comúnmente, se utilizaban gránulos e inyecciones subfasciales para lograr efectos similares, y las dosis masivas dadas a algunos pacientes de cáncer de mama rara vez dejaban de intensificar su impulso sexual.

Sin embargo, el uso de la testosterona para mejorar la respuesta sexual femenina no se convirtió en una terapia estándar. En la actualidad parece que sólo un pequeño número de médicos en los Estados Unidos, y una mayor proporción en Gran Bretaña y Australia, utilizan andrógenos con este fin. Como se ha mencionado, la terapia de testosterona no se ha impuesto en parte debido a ciertos efectos secundarios. Entonces, como ahora, algunos pacientes experimentaban impulsos sexuales reanimados que eran emocionalmente perturbadores e inoportunos. Sin embargo, el impedimento más importante para una terapia general de testosterona era que los médicos querían un esteroide anabólico que no virilizara a sus pacientes femeninas, dándoles una voz más profunda y ronca, pelo en la cara y el cuerpo y un clítoris agrandado. Aunque no todos los médicos se alarmaban por estos síntomas, las diferentes evaluaciones de los mismos, incluyendo la posibilidad de que fueran irreversibles, dieron lugar a acalorados intercambios en revistas profesionales. 

La idea de que la testosterona podía contrarrestar los efectos del estrógeno llevó a su uso como terapia para los hombres homosexuales (un objetivo que los cirujanos de trasplantes habían adoptado a principios del decenio de 1920). “Es claramente evidente que los valores estrogénicos son más altos entre los homosexuales”, escribió un equipo de investigación en “Endocrinología” en 1940, concluyendo que “el homosexual constitucional tiene una química de hormonas sexuales diferente [de] el hombre normal”. En 1944 otro grupo describió “una serie de ensayos clínicos de organoterapia” que involucraba a 11 “homosexuales manifiestos que solicitaron tratamiento por diversas razones”. En un giro orwelliano, revelaron que cuatro sujetos habían “aceptado la organoterapia por compulsión”, una orden judicial en un caso y órdenes de los padres en los otros tres.

La organoterapia, que no fue controlada por un grupo de placebo, fue un fracaso. De hecho, dado que cinco sujetos se quejaron del aumento de su impulso sexual, los investigadores admitieron la probabilidad de que “la administración de andrógenos al homosexual activo (o agresivo) prefiera intensificar regularmente su impulso sexual” en lugar de reducirlo. Sin embargo, ni siquiera este obstáculo extinguió por completo su furor terapéutico. “Los resultados en los casos apropiados”, escribieron, “son demasiado buenos para permitir un pesimismo indebido en cuanto al valor de este tratamiento”.

También durante la década de 1940, los científicos descubrieron que la testosterona podía facilitar el crecimiento del tejido muscular. Charles D. Kochakian, pionero en la investigación de las hormonas sintéticas, informó ya en 1935 de que los andrógenos estimulaban los procesos anabólicos de las proteínas, lo que ofrecía la posibilidad de que la terapia androgénica pudiera restaurar el tejido proteínico y estimular el crecimiento de los pacientes que sufrían un espectro de trastornos. En la literatura clínica de principios del decenio de 1940 se solía examinar la correlación entre los andrógenos y el aumento de la musculatura, y se especulaba con el uso de esos medicamentos para mejorar el rendimiento deportivo. Un grupo de investigadores decidió en 1941 “investigar si la resistencia en el hombre para el trabajo muscular podía aumentarse con la testosterona” y obtuvo resultados positivos. En 1944 otro científico se preguntó si “la reducción de la capacidad de trabajo con la edad podría proceder de manera diferente si la concentración de hormonas sexuales pudiera mantenerse artificialmente a un nivel más alto”.

El escritor Paul de Kruif popularizó muchos de estos hallazgos en “La Hormona Masculina”, publicado en 1945. Este libro ampliamente leído puede haber ayudado a promover el uso de la testosterona entre los atletas. Según informes anecdóticos, los culturistas de la Costa Oeste comenzaron a experimentar con preparaciones de testosterona a finales de los años 40 y principios de los 50. La noticia de la eficacia de estos fármacos aparentemente se extendió a principios de los años sesenta a otros deportes de alta intensidad de fuerza, desde los eventos de lanzamiento de atletismo hasta el fútbol.

En los últimos 30 años, el uso de esteroides anabólicos ha entrado en otros deportes olímpicos, como el hockey, la natación, el ciclismo, el esquí, el voleibol, la lucha libre, el balonmano, el trineo y el fútbol. El uso de esteroides está bien documentado entre los atletas masculinos en la universidad y la escuela secundaria. Del millón de personas que se estima abusan de los esteroides en los EE.UU., muchos toman estas drogas para el fisicoculturismo no competitivo. Los programas de pruebas de drogas, diseñados para suprimir el uso de esteroides en los deportes, han tenido graves fallas desde que se implementaron por primera vez en la década de 1970. Estos procedimientos a menudo carecen de la sensibilidad necesaria para atrapar a los consumidores de drogas, y muchos atletas de élite y funcionarios deportivos corruptos han aprendido a evitar la detección.

Usos clínicos de la testosterona

hmp2451a

En esta foto de arriba se ve que “Andreno Spermin” se origina en 1924. En la foto de la izquierda se ve la edición de 1933. Otra foto del interior de este número se encuentra debajo de este artículo.

Algunos de los usos clínicos de los productos de testosterona datan del primer período de la terapia de andrógenos. La aplicación más frecuente y aceptada de los esteroides anabólicos ha sido como terapia de reemplazo para hombres con hipogonadismo. También se han administrado para tratar la impotencia en pacientes con niveles séricos de testosterona normales y por debajo de lo normal. Los ésteres de testosterona se emplean con frecuencia para estimular el crecimiento y para iniciar la pubertad en niños que experimentan un retraso significativo en el desarrollo. Desde el decenio de 1940, los andrógenos se han utilizado para tratar las afecciones de emaciación asociadas a enfermedades debilitantes crónicas (como las que sufrían las víctimas de los campos de concentración nazis) y los traumatismos (incluidas las heridas de guerra), las quemaduras, la cirugía y la radioterapia.

Dado que los esteroides anabólicos aumentan la producción de glóbulos rojos (eritropoyesis), fueron la terapia de primera elección para una variedad de anemias antes de que los transplantes de médula ósea y los tratamientos con eritropoyetina sintética se hicieran comunes. Y desde finales de la década de 1930 hasta mediados de la década de 1980 los psiquiatras prescribieron esteroides anabólicos para el tratamiento de la depresión, la melancolía y las psicosis involutivas. Los ésteres de testosterona se utilizan ahora de forma rutinaria como complemento de la terapia de la hormona de crecimiento humano (hGH) para los niños con deficiencia de hGH. Recientemente, algunos médicos han comenzado a probar esteroides anabólicos como tratamiento para la debilidad y el desgaste muscular que se producen durante la progresión de la infección por el VIH y el SIDA.

Los estudios de casos clínicos son prometedores e indican que estos pacientes experimentan una mejor sensación de bienestar y un aumento de la fuerza, la masa magra y el apetito. Además, desde finales del decenio de 1970 se han evaluado los ésteres de testosterona como posible método para regular la fertilidad masculina mediante el circuito de retroalimentación endocrina. El hipotálamo reacciona a los altos niveles de testosterona en la sangre reduciendo la liberación de otra hormona, la hormona liberadora de la hormona luteinizante, que a través de la glándula pituitaria afecta no sólo a la producción de testosterona del cuerpo sino también a la de espermatozoides.

En 1990 la Organización Mundial de la Salud informó sobre los resultados de un ensayo mundial de 10 centros que estableció la eficacia de los esteroides anabólicos como anticonceptivo masculino que produce efectos secundarios físicos mínimos a corto plazo. Es interesante observar que las dosis prescritas para estos sujetos excedieron las tomadas por el velocista olímpico prohibido Ben Johnson. Esta comparación sugiere que la legitimación de los esteroides anabólicos como anticonceptivos masculinos debilitaría el argumento médico contra su uso rutinario por los atletas.

A finales de la década de 1980, los investigadores volvieron a evaluar los efectos de la testosterona en el envejecimiento “exitoso”, motivados en parte por el encanecimiento de la sociedad y los resultados preliminares favorables de la suplementación de hGH en hombres mayores saludables. A principios de la década de 1990, varios científicos realizaron estudios piloto de los efectos de la suplementación con testosterona en hombres mayores de 54 años que tenían niveles de testosterona bajos o normales. Los resultados fueron en general positivos, entre ellos un aumento de la masa corporal magra y de la fuerza, una posible disminución de la reabsorción ósea (con el potencial de revertir o mejorar la fragilidad), un aumento del deseo y la actividad sexual declarados, y una mejor percepción espacial y memoria de palabras.

Dado que la mayoría de los médicos aceptan intuitivamente la eficacia de la terapia de reemplazo hormonal en las mujeres, pueden adoptar fácilmente una terapia hormonal comparable para los hombres. La aceptación cultural implícita de la terapia hormonal masculina masiva parece evidente en el hecho de que en los últimos años la prensa laica ha difundido e impreso numerosos informes sobre los beneficios potenciales de la terapia de testosterona y estrógeno para la población de edad avanzada. El Centro de Atención Médica Hormonal de Londres administra inyecciones de testosterona a cientos de hombres, independientemente de su edad, y un ginecólogo del Hospital Chelsea y Westminster de Londres prescribe actualmente bolitas de testosterona a cerca del 25 por ciento de sus pacientes posmenopáusicos. Es probable que esta tendencia continúe, lo que significa que el tratamiento masivo con testosterona podría convertirse en una práctica médica estándar dentro de un decenio.

Esta predicción se basa en el hecho de que las expectativas populares y los motivos comerciales pueden ayudar a definir nuevos “trastornos” médicos. En 1992, por ejemplo, los Institutos Nacionales de Salud solicitaron propuestas para investigar si la terapia de testosterona puede prevenir las dolencias físicas y la depresión en los varones de edad avanzada, planteando así la cuestión de si el propio proceso de envejecimiento está a punto de ser reconocido oficialmente como una enfermedad de deficiencia tratable. John B. McKinlay, director del Instituto de Investigación de Nueva Inglaterra en Watertown, Massachusetts, y especialista en envejecimiento, ha ofrecido el siguiente pronóstico: “No creo en la crisis de la mediana edad masculina. Pero, aunque en mi perspectiva no hay evidencia epidemiológica, fisiológica o clínica para tal síndrome, creo que para el año 2000 el síndrome existirá. Hay un gran interés en tratar a los hombres mayores con fines de lucro, al igual que para las mujeres menopáusicas.”

El interés comercial en respuesta a la demanda de andrógenos por parte del público podría hacer que los médicos pasaran por alto los posibles efectos secundarios perjudiciales y sobrestimaran su valor clínico. Por ejemplo, en el número de enero de 1994 del “Journal of Urology”, McKinlay y sus colegas declararon que no existía ninguna correlación entre ninguna forma de testosterona y la impotencia, una “importante preocupación sanitaria” que afectaba a un mercado potencial de 18 millones de hombres a los que desde hacía mucho tiempo se les recetaba testosterona en una escala mucho menor. Pero si no se confirma el valor de la testosterona para un trastorno, es poco probable que se impida su uso para fortalecer los cuerpos que envejecen o restaurar un interés menguante en el sexo. De hecho, el envejecimiento se considera cada vez más como un problema médico, y este cambio está llevando al reconocimiento de una “menopausia masculina” tan tratable como la femenina. El estatus oficial de tal síndrome significará nuevas definiciones sociales de normalidad fisiológica y legitimará aún más las ambiciones de impulsar el organismo humano a niveles más altos de rendimiento mental y físico.

Esteroides anabolizantes androgénicos

hmp2451b 1

Los esteroides anabolizantes androgénicos son todos derivados sintéticos de la testosterona, la hormona masculina natural producida principalmente por los testículos. Las mujeres también producen testosterona, pero en menor cantidad que los hombres. La hormona es responsable de los efectos androgénicos, o masculinizantes, y anabólicos, o de construcción de tejidos, que se observan durante la adolescencia y la edad adulta del hombre. Los principales efectos androgénicos en los hombres incluyen el crecimiento del aparato reproductor y el desarrollo de características sexuales secundarias. En el varón púber, este último se caracteriza por el aumento de la longitud y el diámetro del pene, el desarrollo de la próstata y el escroto y la aparición del vello púbico, axilar y facial.

Los efectos anabólicos son los que se producen en el tejido del tracto somático y no reproductivo, incluido el engrosamiento de las cuerdas vocales, una aceleración del crecimiento lineal que aparece antes del cierre óseo epifisario, el agrandamiento de la laringe y el desarrollo de la libido y la potencia sexual. También se produce un aumento del volumen y la fuerza muscular, así como una disminución de la grasa corporal.

JOHN M. HOBERMAN y CHARLES E. YESALIS comparten un interés en la historia de las drogas para mejorar el rendimiento. Hoberman, profesor de lenguas germánicas en la Universidad de Texas en Austin, ha escrito a menudo sobre la historia de la medicina deportiva y el atletismo de alto rendimiento. Yesalis es profesor de política y administración de la salud y ciencia del ejercicio y los deportes en la Universidad Estatal de Pennsylvania. Estudia los usos no médicos de los esteroides anabolizantes androgénicos y otros fármacos para el desarrollo muscular.

Más lecturas:

  • THE MALE HORMONE. Paul de Kruif. Harcourt, Brace and Company, 1945.
  • ANABOLIC-ANDROGENIC STEROIDS. Charles D. Kochakian. Springer-Verlag, 1976.
  • THE MONKEY GLAND AFFAIR. David Hamilton. Chatto and Windus, 1986.
  • MORTAL ENGINES: THE SCIENCE OF PERFORMANCE AND THE DEHUMANIZATION OF SPORT. John Hoberman. Free Press, 1992.
  • ANABOLIC STEROIDS IN SPORT AND EXERCISE. Edited by Charles E. Yesalis. Human Kinetics Publishers, Champaign, Ill., 1993.
  • SCIENTIFIC AMERICAN February 1995 Volume 272 Number 2 Pages 76-81

TE PODRÍA GUSTAR A TI TAMBIEN

Deja una respuesta