testosterona baja

¿Alguna vez te preguntaste qué hace que la testosterona baje?

¿Qué causa la Testosterona baja en los hombres más jóvenes?

Si bien tener testosterona baja (“T baja”) es más común entre los hombres senior o maduros, también puede afectar a los hombres menores de 30 años.


Independientemente de su edad, una pérdida de deseo sexual, el desarrollo de impotencia y / o reducción de la masa muscular y fuerza; debería ser una señal de alerta para cualquier médico experto que los niveles de T no son los correctos.

testosterona baja


La depresión, la fatiga y la pérdida de motivación también son comúnmente causados por tener baja la testosterona. Muchos de estos síntomas también pueden deberse a otras afecciones médicas o factores del estilo de vida.

Desafortunadamente, muchos médicos prefieren recetar un antidepresivo que intentar que la testosterona, una sustancia natural que el cuerpo ya produce, vuelva a un nivel sanguíneo normal.


La baja T es menos común entre hombres jóvenes, pero aun así puede ocurrir. Los factores que contribuyen son: niveles altos de colesterol, presión arterial alta, sobrepeso u obesidad, beber cantidades excesivas de alcohol, usar drogas ilegales, usar esteroides anabólicos, tomar ciertos medicamentos recetados como esteroides y opiáceos, especialmente en exceso.

Vivir una vida con moderación, disfrutar de la marihuana o el vino no interfiere con estas aspiraciones.

Si crees que puedes tener la testosterona baja, lee este artículo.


Los hombres de hoy en día tienen niveles de testosterona que son un tercio de la que tenían nuestros abuelos en su mejor momento.


Cada día hombreas aún más jóvenes deben ser tratados. No es raro ver que los niveles de testosterona se estabilizan y comienzan a disminuir en los hombres a partir de los 30 años. A algunos hombres incluso se les diagnostica a partir de los 25.

Uno de los estudios recientes más importantes encontró evidencia sólida de una disminución de más del 1.3% por año en los niveles de testosterona en sangre en los hombres durante las dos últimas décadas.

Estamos enfrentándonos a una epidemia ahora con hombres que tienen niveles de testosterona mucho más bajos que los que tenían nuestros padres y abuelos. Los niveles de testosterona bajos eran casi inexistentes antes de la década de 1980.

Parte del problema viene de la revolución industrial: con la llegada de plásticos, toxinas ambientales, estrógenos, ftalatos y carnes cargadas de hormonas. Este ataque incesante de disruptores endocrinos ha estado afectando nuestros niveles de testosterona. En conjunto, los hombres se han vuelto más “afeminados” año tras año.


Un ejemplo de disruptor endocrino es el bisfenol A (BPA), que se encuentra comúnmente en los plásticos. El bisfenol A entra en nuestros cuerpos cuando comemos nuestros alimentos envasados en recipientes de plástico o en latas revestidas de BPA.

Al calentar alimentos en el microondas en recipientes de plástico también se libera más BPA en nuestros alimentos. Cuando el BPA entra en nuestros cuerpos, este lo reconoce como un tipo de estrógeno y, por lo tanto, reduce nuestros niveles de testosterona.


La hormona etinilestradiol (EE2) es una sustancia activa en muchas píldoras anticonceptivas que afecta a los organismos acuáticos cuando se libera como desecho en el agua. Hay estudios cómo los peces se ven afectados por EE2.


Incluso en bajas concentraciones de EE2, éstas tienen un impacto en los peces, tanto en su comportamiento como en su genética. Hemos visto un cambio en el equilibrio genético de los peces y que tienen más dificultades para conseguir comida.

Estudios anteriores han demostrado que los peces también desarrollan problemas en la procreación. Esto puede llevar a la desaparición completa de toda una población de peces y en consecuencia para ecosistemas enteros.

Los peces tienen más receptores de estrógeno que los humanos, lo que los hace especialmente vulnerables al estrógeno en el agua.

Ésta tesis estudia tres especies de peces diferentes: salmón, trucha y cucaracha, que son peces de importancia económica que viven tanto en el mar como en agua dulce. Además, los órganos reproductores masculinos son sensibles a los estrógenos, que interfieren con la función normal: los estrógenos tienen un efecto anticonceptivo en los hombres. EE2 también se ha relacionado con tumores testiculares.


Las personas estériles están tan “casados” con el sexo anticonceptivo que no aceptarán críticas sobre los medios que utilizan para garantizar su esterilidad, aunque, como muestra la ciencia, esterilizan otras especies en el proceso. El medio ambiente choca con la revolución sexual, y la revolución sexual gana.


Un estudio realizado por el Servicio Geológico de los Estados Unidos en 1999 y 2000 encontró cantidades medibles de uno o más medicamentos en el 80% de las muestras de agua extraídas de una red de 139 localizaciones en 30 estados.

Los medicamentos identificados incluían una mezcla de antibióticos, antidepresivos, anticoagulantes, medicamentos para el corazón (inhibidores de la ECA, bloqueadores de los canales de calcio, digoxina), hormonas (estrógeno, progesterona, testosterona) y analgésicos.

Decenas de estudios se han realizado desde entonces. Otros medicamentos que se han encontrado incluyen cafeína (que, por supuesto, proviene de muchas otras fuentes además de los medicamentos); carbamazepina, un medicamento anticonvulsivo; fibratos, que mejoran los niveles de colesterol; y algunos productos químicos para fragancias (galaxólidos y tonalidos).


Dependiendo del laboratorio que utilice su médico, los niveles de testosterona masculina suelen oscilar entre 300 ng / dl y 1000 ng / dl.


Como se puede imaginar, estos rangos no son la configuración de niveles óptimos. Son de una muestra de hombres de entre 20 a 80 años; muchos de los cuales pueden estar poco saludables o enfermos debido a una vida con hábitos poco recomendables.


Si al llegar su análisis de sangre, su médico rechaza prescribir el tratamiento, a pesar de que sus niveles están muy bajos; entonces, recordarle amablemente lo que implica una salud óptima puede ser aconsejable.


Si amablemente le hace ver que tiene los niveles de testosterona de un enfermo de 80 años (y se siente como tal); Debemos esperar que su médico recapacite.


Debe darle importancia a sus síntomas de bajo nivel de testosterona


Si su médico es terco o no le gusta que sus pacientes participen activamente en su propia prescripción médica, es mejor que enfatice los síntomas más específicos que produce la testosterona baja.

Recomendamos tener su nivel de testosterona lo más alto posible, 900-1000 (+/- ~ 100) ng / dl, siempre que esté bajo el cuidado de un médico, deben ser rangos aceptables y no experimente ningún efecto secundario.

¿Qué son la testosterona libre y la testosterona biodisponible?


La testosterona está presente en la sangre como testosterona “libre” o testosterona unida (~ 98%). Esta última puede estar unida libremente a la albúmina (aproximadamente un tercio), la proteína principal en la porción líquida de la sangre, o unida a una proteína de unión específica llamada globulina de unión a la hormona sexual o SHBG (aproximadamente dos tercios).

Los porcentajes en las tres fracciones varían mucho. La unión entre testosterona y albúmina no es muy fuerte y se revierte fácilmente, por lo que el término testosterona biodisponible (BAT) se refiere a la suma de testosterona libre más testosterona unida a albúmina.

Se dice que la testosterona biodisponible representa la fracción de testosterona circulante que ingresa fácilmente en las células y refleja mejor la bioactividad de la testosterona que la simple medición de la testosterona total en suero. Además, los niveles variables de SHBG pueden dar mediciones inexactas de testosterona biodisponible.

La disminución de los niveles de SHBG se observan con la obesidad, el hipotiroidismo, el uso de andrógenos y el síndrome nefrítico (una enfermedad renal). Se observan niveles mayores en cirrosis, hipertiroidismo y uso de estrógenos. En estas situaciones, la medición de la testosterona libre puede ser más útil.


Por ejemplo, el rango que normalmente es aceptado para la testosterona total de un hombre es 300-1000 ng / dl, y se considera normal perder el 1% de la producción por año después de los 30 años.


Ahora, dado que los niveles de testosterona deberían alcanzar su punto álgido a los 20, supongamos que alguien tiene un nivel de 750 ng / dl cuando cumple los 30.


Si restamos el 1% de la producción cada año desde un nivel inicial de 750, tendría que vivir hasta los 122 antes de que sus niveles totales de testosterona cayeran por debajo de 300 ng / dl.


El argumento de venta de TRT es como la lista de deseos para todos los hombres de la Tierra: desarrollar músculo, recortar grasa, mejorar el estado de ánimo, recargar energía, aumentar el deseo sexual. No es de extrañar que las prescripciones para la terapia hayan aumentado un 500 por ciento en los últimos 18 años.

Pero mientras más hombres están probando TRT, se desata un feroz debate entre los médicos sobre la seguridad y la ética de recetarlo a cualquier persona sin no tiene una carencia definida.


Aproximadamente el 30 por ciento de los hombres entre 40 a 79 años se ven afectados por hipogonadismo, también llamado carencia de andrógenos, una condición caracterizada por niveles de testosterona por debajo de 300 ng / dL (nanogramos por decilitro), con síntomas que incluyen atrofia muscular, aumento de peso, agotamiento, depresión, mal sueño, desinterés por el sexo y / o disfunción eréctil.


Antes de recetar TRT para el hipogonadismo, un médico responsable recomendará cambios en el estilo de vida para elevar los niveles de testosterona, incluida la pérdida de peso, el ejercicio y dormir mejor, dice el Dr. Harry Fisch, profesor de urología en el Weill Cornell Medical College de Manhattan. Solo cuando estas modificaciones no logran una mejora en el paciente, los beneficios de la TRT superan sus riesgos, agrega.


La controversia que rodea a la TRT comienza con médicos como el Dr. Abraham Morgentaler de la Escuela de Medicina de Harvard, quien cree que muchos más hombres sufren de hipogonadismo de los que cumplen con el estándar, dice que la disminución de la testosterona debe considerarse una parte tratable en el proceso de envejecimiento.

“El ‘envejecimiento normal y saludable’ se asocia con problemas de vista, perdida de oído, problemas dentales, articulaciones, vasos sanguíneos, corazón y hasta cáncer.

Tratamos todos estos para mejorar la calidad de vida o aumentar la longevidad. ¿Deberíamos dejar de ofrecer y prescribir gafas a hombres y mujeres mayores porque tener una visión deficiente es común con la edad? “

Otros médicos llevan este argumento aún más lejos, y abogan por que la TRT debe usarse para conseguir que los hombres sean lo más vigorosos posibles, independientemente de su edad.

El Dr. Jeffry Life, estrella aficionada de 77 años en muchos anuncios sin camisa, se convirtió en el modelo del Instituto Médico Cenegenics, con sede en Las Vegas, precisamente porque su tremendo físico demuestra cómo la testosterona sintética puede ayudar a los hombres a desafiar las expectativas de fragilidad y deterioro físico.

La Dra. Elizabeth Yurth dice que la testosterona es una “medicina de alto rendimiento” para las personas que no quieren envejecer: “Quieren andar en bicicleta a los 80 años”.

Su paciente típico es un hombre de entre 40 y 50 años que “no puede seguir el ritmo de sus compañeros de bicicleta”, o con su esposa en el dormitorio. La testosterona puede ayudar a cambiar todo eso.


También se podría decir que los doctores Yurth y Life simplemente están devolviendo a los hombres a los niveles de testosterona que disfrutaban sus antepasados.

En toda la población, los niveles de testosterona han disminuido notablemente en los últimos 20 años: 16 por ciento en hombres de 65 a 69 años, por ejemplo. La obesidad juega un papel importante, ya que la grasa corporal ayuda a convertir la testosterona en estrógeno.

Incluso cuando la investigación es corregida por el peso y el tabaquismo, sugiere que otros factores pueden estar en juego, quizás las toxinas ambientales.

Un estudio de la Universidad de California, por ejemplo, encontró que la atrazina, un pesticida común, es tan alto en estrógeno que puede transformar una rana macho adulta en una hembra que se reproduce completamente.

Algunos doctores, como Life, creen que el estándar actual de la medicina para niveles “bajos”, definido como cualquier cosa por debajo de 300 ng / dL, con 500 a 700 considerados saludables para hombres menores de 40 años, es demasiado bajo y que los hombres deben apuntar a un objetivo óptimo más alto. .

Al doctor Life le gusta aumentar la testosterona de los pacientes a 800 a 1,000 ng / dL, lo que apunta a estudios que muestran que los hombres con niveles de testosterona un 25 por ciento superior de lo normal tienen un menor riesgo de enfermedad crónica.

“La historia típica”, explica Life, “es que primero vas a tu médico y le dices: ‘Sabe, no me encuentro como antes. Voy al gimnasio, pero mucho me temo que estoy perdiendo masa muscular y fuerza, a pesar de que estoy haciendo ejercicio, y estoy engordando’.

Entonces te hacen un análisis de sangre y tus niveles hormonales están en 300. Te dicen que eres normal, así que sales pensando: ‘Tengo los niveles de testosterona normal. ¿Qué ocurre?’ Lo que no te dirán es que eres realmente un tipo D”. E incluso si un médico decide tratarlo, agrega Life, “conseguirás un nuevo objetivo de 350 a 400, lo que lo convertirá en un tipo C”.

Este análisis de sangre muestra que la persona sometida a examen tiene T baja y T libre baja, además los niveles de LH y FSH están dentro del rango bajo. En el nomograma se ven los niveles de los pacientes en rojo.

Si quiere estar en el rango óptimo, querrá que sus niveles de testosterona estén entre 800 y 1000 ng / dl (línea azul) y su nivel de SHGB será óptimo en 34 nmol / l, esto acercaría su nivel de T libre al rango deseable de 200 – 250 ng / dl.

Sin embargo, una persona que quiera ir con cautela no debe intentar alcanzar niveles óptimos, sino aumentar gradualmente la dosis a 500 a 700 ng / dl o incluso a niveles aún más bajos. No olvide que todos somos diferentes, y algunos personas se sentirán perfectamente bien con estas dosis.


Otros médicos advierten que tener niveles altos de testosterona podría tener inconvenientes y que nuestros cuerpos reducen la producción por buenas razones.


Y el estudio de Northwestern señala que tener niveles más bajos de testosterona que nuestros padres pueden ser un hecho evolutivo, ayudando a los hombres a volverse más sensibles y cariñosos y, por lo tanto, a ser mejores padres.

Sin embargo, Fisch y otros responden que la disminución de los niveles de testosterona respecto a nuestros padres no es evolutiva sino el resultado de las tareas en el cuidado de los hijos. “La falta de sueño, la falta de ejercicio, la barriga comienza a aparecer, es ese estilo de vida sedentario”.


Aunque pocos médicos dudan de que cuanta más testosterona tomas, más músculo desarrollas, algunos urólogos, como el Dr. Natan Bar-Chama del Centro Médico Monte Sinai de la ciudad de Nueva York, se preguntan si más testosterona también puede ayudar con otros síntomas como depresión, fatiga, y libido.

“¿Hay médicos que afirmen que su cifra es bajas y que la testosterona podría ayudar?” pregunta Bar-Chama. “Sí. ¿Pero también hay centros de bienestar que les dan a las personas aceite de sésamo y les dicen que curará todas las enfermedades? Sí”.


La TRT también tiene otros efectos secundarios, que incluyen testículos más pequeños, pérdida de cabello, acné, agrandamiento de los senos y esterilidad. La terapia también puede aumentar los niveles de hematocrito (concentración de glóbulos rojos), lo que a su vez puede ayudar a mejorar el rendimiento deportivo.

Pero si su nivel de hematocrito aumenta demasiado, la sangre puede volverse tan viscosa que aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco. “Y de lo que muchos pacientes no se dan cuenta”, dice Bar-Chama, “es que la testosterona es una terapia de por vida: una vez que empezamos, nuestro cuerpo deja de producir la suya propia. Su cerebro ve que el nivel es normal y para”.


Dicho esto, si tiene síntomas clásicos de hipogonadismo (libido baja, fatiga, disfunción eréctil), “probablemente sea razonable controlar su testosterona. Y para aquellos hombres cuyos niveles en sangre se encuentran bajo la definición de testosterona baja, probablemente sea razonable probar la terapia para un tiempo. Pero eso es muy diferente de decir que la testosterona es la fuente de la juventud”.


Terapia de reemplazo de testosterona y mortalidad en hombres seniors. Hackett 2016:


Si bien las prescripciones de testosterona en EE. UU. Se han triplicado en la última década al contrario que en Europa, continúa el debate sobre los riesgos, los beneficios y el uso apropiado de la terapia de reemplazo de testosterona (TRT).

Varios autores culpan a la publicidad y a la disponibilidad de estas sustancias, mientras que otros han señalado que las pruebas rutinarias en hombres con disfunción eréctil (DE) (una señal significativa de riesgo cardiovascular) y aquellos con diabetes inevitablemente aumentarían el diagnóstico de hipogonadismo y nos conducirían a un aumento en la prescripción totalmente apropiada.

Comentaron que se trataba simplemente de una corrección adecuada del infradiagnóstico y el infratratamiento previos de acuerdo con las pautas basadas en la evidencia. Es poco probable que la publicidad persuasiva o disponibilidad de sustancias puedan hacer crecer un mercado durante un período tan prolongado si el tratamiento no fuese eficaz.

Los urólogos y los médicos de atención primaria son los prescriptores más frecuentes de TRT generalmente para la DE. La TRT se administra con mayor frecuencia por inyección intramuscular (im) de ésteres de testosterona de acción prolongada o por vía transdérmica mediante parches o gel y, con poca frecuencia, por vía oral.

La TRT produce una serie de beneficios establecidos en los hombres con hipogonadismo, incluido el aumento de la masa muscular, el estado de ánimo, la función cognitiva, la fuerza, la disminución de la masa grasa, el aumento de la densidad mineral ósea y la mejora de la función sexual y, en algunos casos, esos beneficios dependen de la dosis.

Por ejemplo, las dosis de TRT administradas por inyección intramuscular son típicamente más altas que las administradas por vía transdérmica, lo que da como resultado mayores beneficios musculo esqueléticos.


No existe evidencia de que la TRT esté asociada con un mayor riesgo de cáncer de próstata o hiperplasia prostática benigna sintomática, sin embargo, la decisión de iniciar y continuar la terapia a menudo es decisión de los urólogos.

Los problemas cardiovasculares asociados con la TRT han sido aclarados por estudios recientes que muestran que la terapia asociada con aumentos claros en los niveles séricos de testosterona al rango normal se asocia con una reducción de la mortalidad por todas las causas.

Los estudios que informan mostrar un mayor riesgo han estado sujetos a diseños defectuosos con un diagnóstico inicial y pruebas de seguimiento inadecuados. Efectivamente, han comparado a pacientes no tratados con sujetos sub-tratados o que no cumplieron con una variedad de regímenes terapéuticos diferentes.

La evidencia reciente sugiere que las inyecciones de acción prolongada pueden estar asociadas con un menor riesgo cardiovascular, pero la vía transdérmica puede estar asociada con un riesgo potencialmente relativamente mayor debido a la conversión a dihidrotestosterona por el efecto de la 5-alfa reductasa en la piel.


Los múltiples efectos de la TRT pueden sumar un beneficio considerable para el paciente que podría ser infra diagnosticado por el médico que se preocupa principalmente por su propia especialidad.

En respuesta al miedo acerca de los posibles riesgos asociados con una prescripción incorrecta expresada por Public Citizen, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) publicó una completa refutación de todas esas preocupaciones, únicamente para emitir un boletín a posteriori preocupándose por el uso inapropiado, al tiempo que confirmaba la beneficios en el tratamiento de hombres con deficiencia de testosterona diagnosticada.

No se proporcionó evidencia alguna para este aparente cambio de opinión, aunque se sugirieron con fuerza datos más seguros a largo plazo sobre los productos de testosterona. Por el contrario, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), en noviembre de 2014, concluyó que “no hay evidencia consistente de un mayor riesgo cardiovascular con los productos de testosterona”.

Este documento explora la evidencia más reciente en torno a los beneficios y riesgos asociados con TRT.


La gran farmacéutica

La testosterona no es un medicamento cualquiera. No es óxido nitroso dentro de un globo en un espectáculo de Phish o un poco de hierba en un brownie. La “T” (como se la conoce) es, según la mayoría de los informes, lo más cercano a un medicamento contra el envejecimiento que la ciencia haya producido hasta ahora.

Se puede fabricar a bajo precio en grandes cantidades y los riesgos son aceptables para la mayoría de las personas.


Lo que siempre predijimos, las personas que siempre demonizaron a los culturistas y atletas que usaban esteroides anabólicos androgénicos, ahora están vendiendo testosterona y sus equivalentes a todos los que pueden. ¿Es irónico? No, el dinero manda.


Los usuarios de TRT reportan un aumento de energía, más masa muscular, disminución de la grasa corporal, mayor deseo sexual y una sensación general de bienestar. En resumen, es una de las sustancias más beneficiosas que puede tomar un ser humano.


“La testosterona es extravagantemente poderosa”, dice Campion. “Puedo decirles por experiencia, la sensación de bienestar, de concentración y de energía masculina se incrementa enormemente. Es como si volvieras a tener 35 años”.

Ese poder, junto con una gran dosis de marketing de compañías farmacéuticas, es la razón por la que millones de hombres estadounidenses obtienen testosterona de los médicos en diversas formas. Según un estudio realizado por el epidemiólogo Jacques Baillargeon de la Universidad de Texas, casi el cuatro por ciento de los hombres de 60 años están tomando testosterona. El número de hombres de entre 40 y 64 años aumentó un 77 por ciento entre 2010 y 2013 a 1,5 millones de hombres.


Y aunque los anuncios siempre presentes como los de AbbVie Pharmaceuticals han impulsado las ventas de geles de testosterona, eso puede ser malo para los pacientes, así como para la factura anual de atención médica de los Estados Unidos de $ 2.7 billones.


Las ventas de geles de testosterona (recetados) que se absorben a través de la piel generaron más de $ 2 mil millones en ventas en Estados Unidos en 2012, un número que se espera que se duplique con creces para 2017. Abbott Laboratories, que fue propietario de AbbVie hasta el 1 de enero, gastó $ 80 millones en publicidad de AndroGel en 2012
En 2013, se vendieron 14.000 kilogramos de testosterona (gel) en Estados Unidos.

Puede que no parezca mucho, pero un hombre adulto tiene de media solo 0,000000035 kilogramos de testosterona en su torrente sanguíneo. Hay mucha testosterona en la composición hormonal del país, y esto solo representa las ventas legales.


El año pasado, los fabricantes de medicamentos en los Estados Unidos gastaron $ 3.47 mil millones en publicidad directa para los consumidores, según FiercePharma.

Y Estados Unidos no sería Estados Unidos si los abogados no intentaran obtener su porción del pastel demandando a AbbVie Pharmaceuticals, etc.


En marzo de 2015, la FDA emitió una advertencia de seguridad de que los medicamentos con testosterona pueden aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular, ataque cardíaco y muerte en hombres que toman productos de testosterona aprobados por la FDA.

Más de 1,000 demandas fueron presentadas por hombres que dicen que los medicamentos de testosterona causaron sus problemas cardiovasculares y están pendientes en un tribunal federal.

TE PODRÍA GUSTAR A TI TAMBIEN

esteroides anabolicos orales
News

Cómo Tomar Esteroides Anabólicos Orales

Si desea el mejor resultado, debe saber cómo tomar los esteroides anabólicos orales y qué factores influyen en la biodisponibilidad oral o la absorción oral

Lee mas

Deja una respuesta